Instrumentista del año

María Paz Videla |

PERCUSIÓN AFRO LATINA: CONGAS, BOMBO LEGÜERO, DJEMBE AFRICANO, SHAKERS, CYMBALS

Percusionista, compositora y directora de ensambles. Ha recorrido Latinoamérica y Europa tocando en diversos festivales, realizando giras y workshops, destacándose por su fuerte sello afro latino, folk y world music. Es Licenciada en Artes Musicales y Titulada en Producción Musical. Es certificada en Ritmo y Percusión con Señas, CERPS (Arg 2016), Diploma en Ritmos Africanos (Brasil 2017 y 2018) y especialista en Percusión Brasil (Chi 2020-2021). Ha participado en más de 20 producciones fonográficas y ha colaborado con diversos artistas.

 

José Luis Urquieta Plaza |

OBOE

Este oboísta serenense reconocido como uno de los artistas latinoamericanos más activos de su generación, destaca por sus propuestas en diferentes formatos que lo han llevado a realizar conciertos por más de treinta países en Europa, África, Oceanía, Asia, Norte y Centroamérica, así como por la casi totalidad de capitales sudamericanas. Participa como solista invitado junto a diferentes agrupaciones. Fascinado por la música de su época, articula el proyecto de divulgación e interpretación “Nuevos Aires Chilenos para Oboe” en el que ha estrenado más de cien obras.

Agustin Bravo Coronado |

BATERÍA

Baterista con 20 años de carrera musical que destaca por su trabajo realizado en la banda Los Asociados, donde participa activamente como baterista, lo cual quedó resgistrado en su álbum llamado Siglos. demás una variada gama de presentaciones en vivo en los distintos escenarios nacionales. actualmente se encuentra trabajando en el segundo y tercer disco en estudio de la banda Los Asociados llamados «El Origen» y «Carro del dios Sol» respectivamente. Cuenta con formación docente de destacados profesores del instrumento, dentro de los cuales destacan Camilo Torres y Ronald Baez.

SEBASTIÁN CASTRO |

PIANO

Sebastián Castro fue uno de los más importantes y visibles músicos de jazz de la generación que arribó al circuito en la primera mitad de los años ’10, con una militancia múltiple como sideman demandado por jazzistas mayores, como un nombre que vino a renovar la comunidad de pianistas y también como compositor con enfoque y narrativa propia. En este sentido su trabajo quedó expuesto en el disco Vieja Escuela (2016), una suerte de primer manifiesto creativo, en Forastero (2018), Far away (2019) y Mixture (2019)